EL LUGAR ENTRE EL CIELO Y LA TIERRA DE LESLY EGUSQUIZA


 

La exposición de Lesly Egusquiza (Lima, 1988), “El lugar entre el cielo y la tierra” se podrá ver hasta el 04 de agosto de manera virtual en la página web de la galería Vigil Gonzales de la capital peruana. Las obras expuestas, pintura y video, han sido realizadas durante la época de cuarentena ocasionada por la propagación del Covid-19 en todo el mundo, un tiempo que la artista ha aprovechado para estar consigo misma, y así pensar, transformar y crear. 

Bajo la pregunta qué significa ser mujer en un país como Perú, las obras de Lesly Egusquiza son la respuesta. El cuerpo de las mujeres, situado entre el cielo y la tierra, es un cuerpo sometido por una sociedad patriarcal en un país que ostenta unas cifras elevadas de violencia de género y de feminicidio, y en el que hasta el 29 de febrero de este año 2020, treinta mujeres habían sido asesinadas por sus parejas o exparejas, mientras que doce mujeres lo han sido durante las doce primeras semanas del estado de emergencia en el país por el Covid-19. 

Les Egusquiza a través de sus obras, nos introduce en una reflexión profunda, en contacto con la tierra y con el interior de la misma. La tierra, la Pachamama, la diosa de la fertilidad, muestra su exuberancia máxima en las tierras de América Latina. La Tierra Madre es la que nos protege en sus diferentes formas, diosas todas ellas de la fertilidad, cuyo poder fue apagado en tiempos inmemoriales por la fuerza de la espada. Les Egusquiza habla de ella en sus obras y cuestiona el trato que de la humanidad ha recibido. Pero hay algo en su obra que nos inquieta, algo que cuestiona y denuncia y que tiene que ver con la vida de las mujeres y la violencia sufrida. Sus cuerpos, despojados de vida, víctimas de violaciones y asesinadas por el hecho de ser mujeres, son arrojados sin vida a la tierra que las vio nacer, casi enterrados, cual despojo del que hay que desprenderse, y que molesta. Ellas, cuerpos inertes que regresan a la Madre Tierra, han sido víctimas de una violencia institucionalizada y patriarcal que mitiga la voz de las mujeres y que somete sus cuerpos a unas fratrías masculinas que pactan sus privilegios sobre los mismos. Mientras el capitalismo y el feminicidio se constituyen como un binomio demoledor, la guerra contra las mujeres continua entre el cielo y la tierra.

 

Dedicada esta exposición por la artista a su memoria, esperando que esta sane y no olvide, sus obras rompen un silencio que permite construir otros relatos con voz propia, a través de los cuales, se denuncian realidades invisibilizadas, empujándonos a que nuestra mirada y nuestro pensamiento, se instalen en el juicio crítico frente a lo normalizado. Observando sus obras, sabemos en qué parte del mundo nos encontramos.

1.Morir por ser mujer, El Comercio 

https://especiales.elcomercio.pe/?q=especiales/feminicidios-peru-2020-ecvisual-ecpm/index.html 

4-7-2020

Irene Ballester Buigues

Feminista y Doctora en Historia del Arte

Julio 2020